ASESINO MÚLTIPLE

HÉROE O VILLANO, SEGÚN EL OJO CON QUE SE MIRE

7/9/10

LA REMODELACIÓN

Antes de leer esta entrada hay que tomar en cuenta que toda coordinación con cualquiera de las dos empresas demoró más de un día. Es decir, si yo digo que vinieron a mi casa, deben agregar un par de veces que quedaron en venir y no lo hicieron. Esto es para resumir los dos meses que duraron los trabajos.
A raíz de la inundación decidimos aprovechar de remodelar nuestro dormitorio, el plan era cambiar el piso y sacar la mampara del balcón para dejar un ambiente más grande.
Logramos coordinar que la empresa vidriera (en adelante "Ventana") viniera a retirar la mampara primero, así la empresa encargada del piso (en adelante "Piso") tendría todo el espacio listo para trabajar. Piso hizo un levantamiento de todo lo que debían hacer antes de colocar el piso. Esto era sacar la alfombra, los guardapolvos, las baldosas del balcón, emparejar el piso con cemento, y rebajar las puertas de los clósets. Pagamos por todo eso, y nos dijeron que se asignaría un inútil Jefe de Proyecto (en adelante JP) encargado de coordinar todo. El primer día trajeron el material y empezaron a retirar alfombra, guardapolvos y baldosas. Cuando llegué a la casa ya se habían ido, y casi me muero cuando ví que habían dejado los escombros en mi baño, aquel que me había pasado horas limpiando después de la intervención del maestro Pollock. Llamé al JP, quien me dijo que los maestros habían ido sin camioneta, que él personalmente vendría luego a buscar los escombros y que mientras tanto pondrían el cemento para emparejar el piso.

Una vez que secó el cemento* vinieron a poner el piso, y cuando terminaron dijeron que iban a ir a la camioneta a buscar herramientas para rebajar las puertas de los clósets. Pasaron un par de horas, llamé al JP, y me dijo que seguramente ya llegarían pues quizás habían estacionado muy lejos (pueden reirse, yo lo hice). Ese día no volvieron, y a esas alturas yo ya estaba parada arriba del escritorio, pues los escombros aún estaban en mi baño, y paralelamente a esto llamaba a Ventana y nada con las ventanas. Finalmente después de llamar a las dos empresas y gritar sin sentido como la loca en la que me había convertido, conseguí que ambos terminaran.
Pueden suponer que actualmente el JP yace bajo los escombros en un descampado, pero quedé tan agotada que no pude encargarme de la gente de Ventana.

*en algún momento se nos escurrió el perro cuando aún no secaba....la foto corresponde a eso.

3 comentarios:

Sil dijo...

Las patas del perro son maravillosas! No me digas que pusiste el piso encima, yo las dejaba ahí.

Asesino Múltiple dijo...

No te explico mi ataque de risa cuando abrí la puerta y vi las patas, me alegró el día. Y pues si....puse el piso pero pedí que no retocaran, es piso flotante y si se saca están intactas abajo.

ñoña dijo...

esas pisadas están increibles....bravo por las niñitas...!!!